Entonces qué, ¿estamos fregados para siempre?

Como era de esperarse, muchos de mis lectores reaccionaron a lo escrito en este espacio la semana anterior en la columna llamada “Este gringo trae lana”. Algunos de ellos empezaron el comentario que me enviaron con el ya clásico ja ja ja, cada vez se hace más común en los chats o en los correos […]