Aguas

La fortuna y el infortunio suelen presentarse de improviso. Me consta. En mi caso, en lo que hace a la chamba, la primera se manifestó cuando apenas iniciaba mi vida profesional como vendedor de seguros. Tendría alrededor de veinte años y le acababa de vender un seguro a mi querido Badri Hamdan, en aquel entonces […]