¡Preguntas! ¡Preguntas y más preguntas! Este es un tiempo lleno de cuestionamientos. El cambio ha sido tan dramático y se ha presentado en tan diversos ámbitos que nos ha generado serias dudas acerca de lo que nos espera. La cuarta revolución industrial, la economía colaborativa, la llamada “nueva normalidad” con las modalidades de trabajo en casa y las reuniones virtuales, el imperativo de la sustentabilidad, la transformación digital y la terrible pandemia que vivimos (y otras a las que ahora tememos), han venido a dejarnos pasmados. Pasmados, pero expectantes.

Uno de los aspectos que plantea más dudas (y sobre el que ya hemos publicado algunas reflexiones) es el de los empleos a los que pueden acceder nuestros hijos y nietos (o incluso nosotros) en este nuevo mundo. Y creo que un reporte que he leído recientemente arroja luz sobre este tema. Las seis carreras emergentes, que examina la editorial de formación educativa Pearson, son una muestra representativa de trabajos que están siendo demandados por el cambio y que transformarán la educación técnica y superior en los próximos años. Estos trabajos se encuentran potenciados por la pandemia, que acelera su propuesta de valor. Este es un momento crucial para la educación superior en el que los nuevos egresados salen a un mercado en crisis y deben definir las profesiones más transformadoras para el futuro.

Una actividad que combina la recuperación del turismo con la química es la industria del vino y las bebidas de origen. Los consumidores están realizando una transición hacia la calidad sobre la cantidad y nuevos productores ingresan al mercado con nuevas propuestas. Alrededor del 53% de las ventas de licores provienen de restaurantes, cuyas ventas apenas se recuperaron en enero de 2021. Las ventas de cerveza artesanal por compras en línea aumentaron un 21.1%, y el vino y las bebidas destiladas superaron ese aumento con un 32% y 33%, respectivamente. Las perspectivas salariales de esta industria pueden llegar a los 150 mil dólares anuales para un Enólogo, para un Maestro cervecero entre 40 y 100 mil dólares anuales, y un gerente de viñedo puede ganar entre 50 y 85 mil dólares.

Las empresas tradicionalmente sólo han buscado a un experto en redes sociales que supervisa la estrategia, implementación y administración completas de sus cuentas sociales, mientras que los empleadores más grandes pueden tener un equipo de especialistas. Estos van más allá de la gestión de redes, ellos crean contenido: los bloggers, los diseñadores, los podcasters y los influencers. Las ganancias por creación de contenido varían enormemente, dependiendo del nicho de contenido en particular (las finanzas, los viajes y la moda te darán más que cocina o política), los años invertidos y el conocimiento estratégico. El uso de Facebook, Instagram y WhatsApp subió un 40% durante la pandemia. Pero las empresas no necesariamente aprovecharon esta coyuntura. Pero algunas han entendido que reducir costos significa priorizar los canales digitales para sus necesidades de marketing e interacciones con los clientes. Las perspectivas salariales de esta industria pueden llegar a los 72 mil dólares anuales para un Gerente de redes sociales. Mientras que un gerente de marketing digital puede ganar entre 48 mil y 103 mil dólares, y las posiciones de embajador de marca y del gerente de comunidad pueden superar los 37 mil dólares anuales.

Al igual que con los deportes tradicionales, los jugadores de videojuegos pueden ganar millones de dólares. Existe una industria con los sectores laborales alrededor de estos eventos que incluyen estrategas (analistas, entrenadores), creadores de contenido (desarrolladores, periodistas, streamers), emprendedores (marketing, desarrollo empresarial) y organizadores (trabajo en eventos, soporte). La industria tiene un sector de eventos, y todos los torneos presenciales han sido cancelados, pospuestos o trasladados a un formato en línea en 2020. Un analista de datos de este sector ganaría un salario que puede ascender a 150 mil dólares anuales; un gerente de eventos, ganando hasta 40 mil dólares.

A medida que la educación continúa evolucionando, existe una gran demanda de profesionales de la enseñanza y la capacitación en línea. Hasta ahora los maestros tradicionales imparten un número limitado de cursos de forma virtual. Las instituciones educativas han tenido que emplear diseñadores de contenido digital para apoyar a los maestros en la creación de cursos digitales. Según la UNESCO, la pandemia de COVID-19 provocó el cierre de escuelas que afectó a 1,370 millones de estudiantes en el mundo. Docentes y estudiantes de todos los niveles escolares han tenido que pasar a un modelo de educación en línea. Pero la “brecha digital” aún continúa siendo un reto para esta industria.

Las profesiones de esta nueva economía de la educación serán el docente en línea, con salarios de hasta 58 mil dólares anuales; Diseñador de contenido para la educación en línea con una remuneración de hasta 82 mil dólares anuales, y desarrollador de software educativo con sueldos de 58 mil a 107 mil dólares anuales.

La protección de datos y redes cruzan a todas las industrias. Los analistas de seguridad de la información planifican y ejecutan medidas de seguridad; el robo de datos; los identificadores de vulnerabilidades; los arquitectos de seguridad; y el CIO de las empresas demandan conocimiento técnico y muchas certificaciones, por lo que es un camino educativo que debe iniciar temprano.

La mayoría de los puestos de seguridad cibernética de nivel de entrada requieren un título universitario. Cada vez más, las escuelas ofrecen programas de grado específicos para la seguridad cibernética que los estudiantes pueden realizar en lugar de la más tradicional carrera de “informática”. frente al COVID-19. Las interacciones en línea exponen cada vez más a las empresas y a personas a los piratas digitales. Los profesionales de la seguridad cibernética son esenciales para mitigar este riesgo.

Estas profesiones pueden tener salarios más elevados que otras carreras del futuro como la de Analista de seguridad de la información, con hasta 108 mil dólares anuales. Roles más especializados son más valorados como el arquitecto de seguridad cibernética con remuneraciones de hasta 160 mil dólares anuales y el director de seguridad de la información que puede ganar 223 mil dólares anuales.

Estos son profesionales del laboratorio y el campo, monitoreando el medio ambiente, recolectando datos y formulando las regulaciones. Los roles científicos y de ingeniería son más exigentes académicamente, requieren un estudio interdisciplinario riguroso y un enfoque en la resolución de problemas en energía, emisiones, producción sostenible y agua. La carrera de Ciencia ambiental puede esperar salarios de hasta 80 mil dólares anuales, y un técnico en ingeniería ambiental puede ganar hasta 83 mil dólares anuales. Roles más especializados como biólogo de vida silvestre pueden ser remunerados con 102 mil dólares anuales y un Ingeniero ambiental puede ganar hasta 137 mil dólares anuales.

Así las cosas, como podemos ver, aplica aquello de que hay vida después de la muerte y lo mas importante es que hay y habrá chambas. Y como solemos decir: ¡La chamba es primero!

Leave a comment