No hay quinta mala

Recurro a esta conocida frase, atribuida a los amantes de la fiesta brava, los cuales, según una versión, merendaban después del cuarto toro y disfrutaban especialmente el quinto de la tarde. Otros agregan que los ganaderos se esmeraban en este astado, para propiciar un buen cierre de la fiesta de ese día. Yo la he […]